2 com

Las sílabas secretas de María Cristina Ramos

Caladuras

El hombre cala una sandía y del rojo cercano al corazón brota un niño. El niño crece, se cala una boina, entra a trabajar en una fábrica, organiza con los otros trabajadores una huelga para reclamar por sus derechos. La huelga cala hondo en el espíritu de la gente que derroca al dictador e intenta un gobierno más justo, para que todos tengan para vivir y, cuando sea necesario, se pueda calar una sandía.


Pronósticos

Dijeron que caerían cuatro gotas. Y cayeron.
Con una, Laurentino bañó los caballos en el amarradero, agua dulce a raudales sobre los lomos, agua dulce desenredando las crines.
Con otra repletamos el vientre del aljibe. La tercera alcanzó para repetir la aguada y que vinieran a beber los otros animales.
Sólo la cuarta trajo la desgracia. Ensartó su globa en los extremos de los álamos y derrumbó su capullo de lago sobre las hojas, quebró las horquetas, arrasó con los nidos, ahogó a los cuises y arrancó una por una las estacas de los corrales.
Dicen que recién mañana lloverá como Dios manda.


Ceniza

Reducido a su mínima expresión, el día era una difusa luz en el horizonte.
Reducido a su mínima el tránsito guardaba apenas el eco de la hora pico.
Era el momento en que transitaba por las calles que habían sido suyas, por las plazas donde había bebido tiempos de romance, por el edificio donde había trabajado.
Apoyaba un pie tal vez donde antes apoyara el otro, la ceniza no tiene nitidez, el aire es el aire y sus condescendencias. Así y todo, le complacía escuchar ese leve rumor, el de su cuerpo, reducido a su mínima expresión.


El vuelo

La vid estaba exuberante aquel verano. Cada tarde, la niña corría entre las hileras. Con la mano, extendida como un ala, iba rozando la redondez de los racimos. Los terrones se rompían a su paso y algunas guías verdes se prendían en su pelo. Pero, un día, un viento de acero cortó en gajos el aire y se llevó a la niña, la envolvió en una onda transparente y la convirtió en algo pequeño y volátil.
Desde entonces, vuelve. Vuela por las viñas y roza con el ala, sensible como una mano, la redondez de los racimos.


Genoma

Algo redondo y casi sin ojos se encabrita, gira y vuelve al reposo. El gato lo mira. En la sima de su memoria, un punto móvil late y se esfuma en una oscuridad de asechanzas. El extraño ser vuelve a animarse, entonces el gato salta y atraviesa un centenar de estratos de instinto. Su cuerpo tenso repite el arco, la parábola exacta con que la pantera cierra un eslabón cortando otro con el umbral de la muerte, y en el íntimo instante de consumación, sus colmillos, todavía de leche, se hunden en la pelusa inerte del ovillo de lana.



María Cristina Ramos, escritora argentina nacida en Mendoza; reside en Neuquén desde 1978. Se dedicó a la docencia en instituciones públicas y coordina talleres de lectura y escritura (durante veinte años para niños, actualmente para adultos). Ha escrito muchos libros y publicado alrededor de una veintena. Es la hacedora de la Editorial Ruedamares de Neuquén.
Estas microficciones pertenecen al libro La secreta sílaba del beso, Neuquén, Editorial Ruedamares, 2009.

* Más María Cristina Ramos en www.mariacristinaramos.com.ar/















Read more »
0 com

Segundo concurso nacional de minicuento "Luis Vidales"

Read more »
5 com

Las generosas micros de Dina Grijalva Monteverde


Generosa
Se volvió tan tan fanática de la escritura de género que sólo escribe obras en femenino: novelas, tragedias, comedias, elegías, relatas y cuentas. No escribe cuentos ni poemas porque son masculinos.


De México a Bs As y viceversa
O
De la tinga al tango y todo lo demás
Viajó a Buenos Aires y acompasó allí su corazón (y todo lo demás) al latir de un bello rubio. Con él conoció ciudad, paraíso e infierno.
Al regresar a su país, extravió su maleta, le robaron su bolso y del dichoso rubio ni sus luces.
Ahora llora sin tango, sin tinga y sin tanga.


Instrucciones para escribir un cuento virtual:
Título: Vivir en Virtualandia.
El espacio es el ciberespacio (faltaba más).
El personaje protagónico es el cibernauta.
El personaje oponente es el internauta.
Las acciones son: chatear, mensajear, guglear, clikear, sembrar en la granja (virtual, of course).
Climax: los personajes hacen el amor digitalmente.
Desenlace: un irreversible daño del software los separa para siempre.


Requiem
Leyó que la escritura es un salto al vacío, sin saber a ciencia cierta qué nos espera abajo. El consejo era lanzarse.
Después de días, meses y años decidió: se lanzaría a la aventura literaria. Tomó impulso, saltó, cayó en un manantial de aguas profundas.
No sabía nadar.


El deseo
Cuando se despierta su deseo, su cuerpo empieza a desprender tenues aromas: fresa en sus labios, el aroma del musgo brota de sus axilas, un leve olor a leche se desprende de sus pechos, un intenso aroma de rosas y miel asciende entre sus piernas.
Y cuando llega el placer -¡Oh, el placer!- todos esos aromas se convierten en efluvios de una intensidad tal que quienes pasan frente a su casa se sienten dulcemente atraídos a detenerse y hay ocasiones en las que más de un transeúnte se ha sentido tan agobiado por esa mezcla de olores que ha deseado intensamente morir.
Algunos atardeceres los olores que se escapan por las ranuras de las puertas y ventanas de su casa son suficientes para provocar la alegría o la euforia de los paseantes, quienes, esa misma noche, sorprenderán gratamente a sus novias, esposas o amantes.


Desafío a la geometría
Realizaron el experimento sobre una cama que era un perfecto paralelepípedo rectángulo. Se colocaron de manera horizontal y paralela y demostraron que dos paralelas pueden encontrarse a través de una perpendicular (¡qué palabra!) que no sólo las une.


Ella leía (a)morosamente
Al leer, ella goza una a una las palabras, las saborea, dice que cada una posee sabor, melodía, brillo, aroma, tersura. Que hay que saber disfrutarlas, sentirlas, acariciarlas.
Golosa y gozosa, tardó una semana justa en leer El dinosaurio.


Dina Grijalva Monteverde (Ciudad Obregón, Sonora, México), actualmente reside en Culiacán, Sinaloa. Es Licenciada en Letras por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y realizó su Maestría y el Doctorado en la UNAM. Dicta clases de Literatura –con énfasis en el estudio de cronopios- en la Escuela de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Sinaloa.
Escribe artículos sobre sus temas de investigación para publicaciones especializadas, y artículos de tema diverso para publicaciones periodísticas de Culiacán. Actualmente se encuentra en prensa un libro titulado Mito y evocación de El dorado. Los cuentos de Inés Arredondo.
* En la foto, Dina Grijalva en su paso por Buenos Aires, en el Museo de Arte de Tigre.


Read more »
6 com

Cinco micros de Giselle Aronson

Decisión

Corrió sin pensar, escapar era imprescindible.
Lo detuvo la línea en vaivén del agua en la arena.
Sólo había dos opciones: avanzar o retroceder. Dos versiones para una trampa.
Ante sí, el mar. Dentro de sí, resonando, la leyenda que afirmaba que, en ese lugar exacto de la playa, quien se daba vuelta se convertía en estatua de sal.


Patético

En el principio, creó el monoteísmo solo para cerciorarse de que no tendría competencia. Luego inventó un mundo de utilería y un ser infame al que llamó hombre. Este, emulando la soberbia de su creador, se creyó superior. Pasado un tiempo, viendo que su criatura transgresora negaba e ignoraba su poder divino, se retiró algo frustrado y decidió dedicarse a la literatura. Contaría relatos acerca de la grandeza de su obra. Sólo ganó un concurso de cuentos absurdos.


Pedido

—Sólo te pido una cosa —susurró ella cuando descubrió que él se había propuesto quitarle la ropa.
—Lo que quieras.
—Que parezca amor.


Son

Hay palabras que no se las lleva el viento, hay palabras que son el viento.


Desnuda

Hacía milenios que María Cenicienta de la Eterna Llama no terminaba de limpiar las cenizas que había dejado aquel amor sin respuesta. Aunque el fuego, a esas alturas, sólo era una llama mínima, temblorosa, que sobrevivía a los días, que se negaba a apagarse, caprichosa y tenaz. María Cenicienta de la Eterna Llama no esperaba la invitación a ningún baile real, no pretendía un hada madrina ni una calabaza devenida en carroza. En su cuento, sólo esperaba que aquel plebeyo, arrodillado ante ella, volviera a quitarle, él mismo, una zapatilla, la otra, y luego el resto.





Giselle Aronson nació en Gálvez, provincia de Santa Fe, Argentina, y actualmente reside en la ciudad de Haedo, provincia de Buenos Aires. Es licenciada en Fonoaudiología y terapeuta del Lenguaje. Forma parte del grupo literario Heliconia, coordinado por el escritor Sergio Gaut vel Hartman. Sus textos han sido publicados en blogs y revistas literarias. Uno de sus cuentos “La espera” fue incluído en la antología “Cantares de la Incordura” (Bs. As., Dunken, 2009). Se puede visitar su blog: www.nocheluz.blogspot.com
Read more »
1 com

Lectura de microficciones de la OBB

El martes 4 de mayo de 2010, en el Centro Cultural de la Cooperación, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, La Orden de la Brillante Brevedad (OBB) presentó su ciclo itinerante de lectura de microficciones. Participaron de este encuentro Alejandro Bentivoglio, Mario Goloboff, Diego Golombek, Jaime Muñoz Vargas (México) y Roberto Perinelli. Contó con la coordinación de Sandra Bianchi y Fabián Vique.
Aquí están los enlaces a los videos (no están completos por problemas "técnicos" y los dos últimos fueron filmados desde un teléfono celular):

Read more »
2 com

Cinco micros de Roberto Perinelli

Repercusión

Soy un adicto lector de diarios, obligado a consumir la droga todas las mañanas, mientras desayuno. Por eso estoy enterado de las noticias del mundo, de, por ejemplo, que la NASA festejó su cincuenta aniversario enviando al espacio Across the Universe, de los Beatles.
También es por eso que no me sorprendí para nada cuando un ET (pariente, me dijo), verde, petisito, tres orejas, siete dedos, uno, el del medio, mucho más largo que los otros seis, me paró en la esquina de Diagonal Norte y Maipú para preguntarme dónde quedaba Liverpool.-



Excursión

Con el amanecer, el cazador salió al campo, con sus perros por delante, oliendo el aire.
Apenas dos horas después, el cazador ubicó una buena planta de radicheta, que arrancó de la tierra con un certero balazo. Los perros (algo desconcertados, hay que decirlo), fueron corriendo, recogieron la presa y se la entregaron para que la guardara en el morral.
Al cabo de la mañana había cazado dos zapallos, siete repollitos de bruselas y una importante cantidad de ajíes, verdes y colorados.
Las perdices, los conejos, los zorros escondidos en sus cuevas y los pumas refugiados en los árboles, que espiaban la excursión con recelo y desconfianza, poco a poco se fueron atreviendo a salir. Los más audaces hasta se cruzaron por delante de la escopeta. Por fin los animales se convencieron: el hombre no simulaba, se trataba de un cazador vegetariano.-


Tamaños

Cuando mi papá se hace muy grande, caza los aviones con las manos, los hace añicos y me los regala con las alas rotas y el fuselaje partido por la mitad.
Cuando se hace chiquitito, se mete en las cuevas de las cucarachas y las ataca con un alfiler de gancho; entonces me las entrega muertas, con el lomo atravesado.
Pero cuando se hace normal y vuelve del trabajo, nos dice a todos que discutió con el jefe, viajó apretado en el subterráneo y ni siquiera me trae caramelos.-


Estrategia

A Raúl Brasca

A ella le gusta el amor. A mí no me gusta ella. Cuando viene a comprarme cigarrillos (sé que no fuma) le regalo caramelos envueltos en papeles plateados que en letras negras contienen frases célebres: «Quien no sienta amor, deberá aprender a adular o no saldrá a flote» (Goethe).
Es todo lo que puedo hacer, lo siento.


Soledades

Las tardes de domingo la del 5° H llama de urgencia al plomero del consorcio, y le lee poemas. La mujer lo engaña, porque nada fue escrito por ella, sino por Neruda, Ungaretti, Auden o Machado.
El hombre también miente, inspecciona el waterclos, afirma que los caños del artefacto tienen problemas y escucha los versos mientras simula que está trabajando.-



Roberto Perinelli, argentino, nacido el 5 de enero de 1940.
En su dilatada trayectoria de dramaturgo estrenó 25 obras en Buenos Aires, el interior de la república y el exterior. Con su obra Mil años de paz obtuvo el Premio Municipal de Dramaturgia, bienio 2001-2003, otorgado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Durante más de veinte años (hasta el 2006) dirigió la Escuela Metropolitana de Arte Dramático de la Ciudad de Buenos Aires (más conocida como la EMAD), donde además dictó las cátedras de Análisis de textos, Historia del teatro y Dramaturgia. Actualmente forma parte de la Comisión de Directiva de Argentores y desde 1990, año de su fundación, integra la Fundación Carlos Somigliana (SOMI), dedicada al estímulo del autor teatral y que en la actualidad se ocupa de la programación del Teatro del Pueblo. Como microficcionista publicó en las revistas Status y Feriado Nacional. Algunos de sus microrrelatos integran los volúmenes colectivos Comitivas invisibles (compilado por Raúl Brasca y Luis Chitarroni), La pluma y el bisturí y Microbis, editado en Barcelona.
En fecha reciente compartió con Orlando Romano, Ildiko Valeria Nassr y Juan Romagnoli la antología de Raúl Brasca, 4 voces de la microficción argentina, que editó el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos para su colección Desde la gente.
Read more »
0 com

Veredicto y Texto ganador de Nerdades Ficticianas III - Abril-2010





VEREDICTO DE NERDADES III (ABRIL-2010)
NERDAD FICTICIANA III: ¿ERES DE AQUELLOS QUE COPIAN O TERGIVERSAN LOS TEXTOS?
Con beneplácito, y enorme agradecimiento para nuestro invitado de quien recibimos el veredicto de las Nerdadedes III correspondiente al mes de Abril. Las cuales enviamos con una previa disculpa por la escasa participación de los ficticianos que muestran cuan difícil es para el humano responsabilizarse de sus actos así sea el lúdico e intrascendente acto de escribir, criticar o analizar una minificción.
Gracias Raúl. (se las remitimos también por e-mail)

NERDAD 3

Hace muchos años, escuché a una escritora, muy famosa hoy, responder con las siguientes palabras una pregunta sobre un descuido que había cometido en una novela: “La literatura es como el amor: se hace y no se piensa en ello”. El ingenio de la analogía me distrajo del contenido de la frase, con lo que la famosa escritora logró su objetivo. ¿Por qué no habría de pensarse en ello? ¿No reflexiona sobre su trabajo todo el mundo, desde los sesudos científicos hasta (sobre todo) los futbolistas? Otra cosa es qué resulta de ello pero, en principio, el solo ejercicio de la reflexión es saludable. Por eso me parece muy buena esta propuesta de Ficticia. Pero la cita fue menos para descalificar la frase que para ejemplificar el plagio, esa nube negra que algunos de ustedes creen advertir en los recortes, las paráfrasis y las reescrituras. Porque ese texto, tan oportuno, no le pertenece a la famosa escritora sino a otro autor muy ingenioso y muy anterior a ella que lo improvisó para salir de un aprieto similar. Repetir como propio un texto ajeno, en un contexto análogo y con el mismo sentido es, sin duda, plagio. Copiar cuarenta páginas de una novela de otro autor y ponerlas en la propia para así ganar un concurso, sin incluir ninguna alusión a la obra original, algún repliegue de sentido, algo que signifique una extrapolación, una recreación del texto, es plagio, no importa que luego, descubierto el fraude, se diga que se trató de un “homenaje intertextual”. No es eso lo que defiendo en el artículo que ustedes leyeron.
Bach tomaba impunemente temas de otros autores para sus propias composiciones y, ante cualquier reparo, respondía que la culpa era del autor original que no supo aprovechar una idea tan buena. Claro que Bach desarrollaba esos temas ajenos de modo incomparable. Es decir, se los apropiaba estéticamente, los hacía incuestionablemente suyos. Estoy seguro que ni ustedes ni yo cambiaríamos esas obras de Bach por las de los que concibieron sus temas. Otro ejemplo: Borges tomó la idea central del notable cuento “My watch” de Mark Twain y escribió una frase que es un microrrelato magnífico. Ahora bien, el primero procede por acumulación y el segundo por despojamiento: procuran alcanzar la emoción estética por caminos opuestos. Y lo logran. Yo me niego a privarme tanto del cuento de Twain como del microrrelato de Borges.
De los participantes en Nerdad3, Gremlin es quien mejor lo entendió y esta convocatoria ha sido provechosa para mí si, como sospecho, he logrado corromperlo/a, al menos a ojos de los fundamentalistas de “la propiedad privada” en literatura. Que no se preocupe Gremlin: lo que hace no es plagio. Los escritores no escribimos estrictamente lo que creemos que escribimos: escribimos lo que los lectores leen. El recorte periodístico (asumo que la atribución es verdadera) que él titula “Las enseñanzas de Cristo”, en el contexto del periódico podría recibir del lector respuestas como “¡qué barbaridad!” o “¿de qué se asombran?” (según que el lector sea clerical o no). Transformado en ficción, ninguna de esas respuestas es posible. El título, que atribuye el hecho a las enseñanzas de Cristo, cambia totalmente el sentido que el recorte tenía en su primitivo contexto. Gremlin ha creado un objeto estético y semántico diferente. Digo bien: HA CREADO.
En cuanto a las recreaciones irónicas que Gremlin hace de los textos de Wilde y de Conan Doyle, me parecen bien. Pero el procedimiento no está en discusión, ha sido utilizado desde principios del siglo XX, cuando Julio Torri escribió “A Circe” que es, para muchos, el microrrelato fundacional. Conviene recordar, sin embargo, que ironía es “leer otra cosa”, rechazar el sentido literal para adoptar otro sentido que el mismo texto oscuramente sugiere; es decir, algo similar a lo que sucede con los textos resignificados por el recorte y el título.
Noto que Gremlin se divirtió escribiendo “Patologías fantasmales” (como yo me divertí leyéndolo) e inventándole una procedencia apócrifa. Sólo faltaría ponerle un autor al libro y un ámbito de pertenencia; por ejemplo, alguna biblioteca esotérica remota en el tiempo y en la geografía.
Respecto del material de los otros participantes, comparto las apreciaciones de Gral. Macario Piedra sobre la originalidad y las de Sapo sobre la búsqueda de formato para los productos de la propia imaginación, pero Gremlin es quien afinó mejor su puntería y desplegó con mayor precisión su pensamiento crítico. El ganador de Nerdad3 es Gremlin.
Abrazo fuerte para todos los ficticianos,
Raúl Brasca

Nerdad III: Soy y no soy uno de los que copian o tergiversan textos –gremlin.
Debo reconocer que jamás habría hecho algo como lo que sigue, de no ser por las nerdades ficticianas:

Las enseñanzas de Cristo
El famoso señor obispo sorprende a las autoridades federales cuando, crucifijo en pecho, llega a sus oficinas a ofrecerles contratos para compra de armas a industrias extranjeras.

Carlos Loret de Mola
Historias de reportero
El Universal, 27 de abril de 2010

Lo anterior me demuestra que hasta de una columna de opinión se puede obtener una microficción (de lector). En lo personal, aunque lo haya seleccionado, le haya puesto un título y cite al autor y la fuente, me sigue pareciendo un plagio. Quizá sea una forma válida de hacer minificciones, pero no me acaba de convencer. Tal vez por eso me ha costado tanto localizar algo después de leer todo el mes buscando; sólo la inmediatez del término del plazo concedido para los trabajos me ha obligado a ello.
No mucho más cómodas me resultan las paráfrasis, la reescritura de textos anónimos y la recreación de textos ajenos. Por lo visto, me resisto a emplear este tipo de recursos. Al menos hasta ahora.
Pero (donde hay un pero es que ya torció la puerca el rabo) no me puedo declarar un gremlin minificcionista cándido e inocente. Uso con frecuencia la intertextualidad y por lo tanto, aunque no es exactamente lo que nos muestra el artículo, es verdad que echo mano de los textos de otros; por ejemplo:

Manipulación

—Me hiciste morir en vano —reclamó el ruiseñor.

—Y a mí me hiciste matarlo para crear una rosa que no sirvió para nada —completó el rosal.

—Y encima concluyes que el amor es una tontería y es más práctico estudiar metafísica.

—No es así. Si se fijan bien, quien hizo todo eso no fui yo, fue la hija del profesor, una ingrata como muchas mujeres. Pobre estudiante ¿no creen?

—Visto de esa manera… puede ser— concedió el ruiseñor—. Vamos a buscarla —propuso a su compañero.

En cuanto se dieron la vuelta, Wilde sonrió reflexionando acerca de la pureza e inocencia de sus personajes.

O bien:

Vagando por el páramo
Camina entre las nieblas de Dartmoor. Apura el paso. Aunque sigue las indicaciones de un famoso detective, no deja de tener miedo. ¿Y si es real el famoso perro? La oscuridad lo rodea. De repente, un grito rompe la niebla:

—¡Tu padre es un cabrón hijoeputa como ustedes! ¡Vengan acá, bola de inútiles!. ¿Quién se tragó lo que dejé aquí? ¡Y ni siquiera han limpiado, puta madre! ¿Qué esperan, hijos de la chingada? ¡Los estoy llamando, pendejos! —y la retahíla sigue.

Suspira, sale de su escondite y se dirige a enfrentar con sus hermanos la tormenta que se avecina, no sin antes marcar la página de “El sabueso de los Baskerville”.

Y creo que esto es lo más cercano que he estado de hacer una minificción de autor con atribuciones falsas:

Patologías fantasmales

—Oye, acabo de ver al Abundio, parece colador, ¿qué le pasó?

—Es que lo agarró la nevada afuera.

—¿Y eso qué? A mí también y no vengo todo cacarizo.

—Sí, pero a tí no te agujeran los copos porque estás vacunado; hay epidemia de siluetogénesis imperfecta*.

*Ver “Manual de Diagnóstico y Terapéutica Postmortem”, capítulo “Enfermedades Infecciosas de la Silueta Espectral”, páginas 357 a la 364 del tomo II.

Lo más divertido de escribir este cuento, fue precisamente inventarme la cita.
De manera que, según yo, no, no copio, pero ¡qué tal tergiverso! Eso sí que me sale. Como buen gremlin, claro.
gremlin
Read more »
0 com

La microficción argentina en Alemania




La revista mensual alemana ILA publica en su número de mayo un especial dedicado a la literatura argentina.

Esther Andradi introduce la movida del microrrelato en Argentina y nos cede su artículo con inmensa generosidad.

Más info en
http://www.ila-web.de/lateinamerika/home.htm





LO PEQUEÑO ES GRANDIOSO:
El género del microcuento en Argentina


No son aforismos ni poemas en prosa ni chistes ni cuentos fallidos: El microcuento es un género per sé: se denomina así porque es corto, preciso, suscinto, y al mismo tiempo profundo, pleno de significaciones, una idea que engendra otras. Cada microcuento encierra una novela, un conjunto de novelas, un montón de historias. Son ficciones células madre, semillas. Miniaturas. Fragmentos que encierran el todo y sin embargo viven por sí mismos, con su propia estructura y densidad. En español se habla de microficción, microrrelato, hipercuento....Los ingleses, más dados a las clasificaciones, definen así a la microficción: menos de veinticico palabras, flash fiction; menos de cincuenta sudden fiction; y cincuenta palabras o más, minifiction propiamente dicha. Y el Profesor Ottmar Ette, de la U. de Potsdam acuñó la definición de Nanophilologie en el Simposio sobre el género realizado en 2008. Mini, Micro, Nano: con más o menos millones de diferencia, estamos frente a un fenómeno de densidad. Densidad de ideas, de significados, de tiempos, de espacio.

Menos es siempre más resumía sabiamente el escritor español Baltasar Gracián hace casi cuatro siglos. „Lo bueno, si breve, dos veces bueno” se dice ahora.

La chispa que encendió la pradera, hace ya un par de décadas, es el microcuento titulado El dinosaurio, de Tito Monterroso, el escritor guatemalteco exiliado en México, y que dice así:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Pero el género no es nuevo, sino tan antiguo como la literatura misma. Lo nuevo es que gana cada vez más adictos -tanto en producción como en lectura- en idioma español, y particularmente en Argentina ya es un movimiento literario. Simposios, lecturas, encuentros, festivales, certámenes, revistas y ediciones antológicas reúnen a sus cultores en todo el país, de norte a sur y de este a oeste. Apoyados por las nuevas tecnologías, se leen rápidamente y estimulan el pensar. El microcuento acaricia las neuronas durante el árido recorrido por la ciudad, acompaña la realización de un trabajo rutinario, es una pregunta en el vacío de cualquier día.

El microcuento rompe definitivamente con la aristocracia de la novela, e implanta, libertario, la forma corta. Cuánto menos líneas, mejor. Y en ese ejercicio de síntesis y profundidad, de agilidad e ingenio, pulsean los escritores más renombrados junto con los noveles, los jóvenes con los veteranos, provincianos y metropolitanos. El microcuento es profundamente democrático. El año pasado fui invitada a las 1. Jornadas de Microficción coordinadas por el escritor Raúl Brasca y realizadas en el marco de la 35. Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Raúl Brasca, todo un pionero del género en Argentina, (ha realizado una decena de antologías de microcuentos) reunió a dos decenas de autores y autoras de todo el país en una maratón de lecturas de dos días. Las Jornadas, de una intensidad y variedad como pocas veces he vivido, vuelven a realizarse en la Feria de este año, justamente por el público que convoca el género, y la cantidad y calidad de escritores y escritoras que lo practican.

La mayoría de los Microcuentos seleccionados provienen de La pluma y el bisturí, Actas del 1° Encuentro Nacional de Microficción, compilados por Luisa Valenzuela, Raúl Brasca y Sandra Bianchi. Este encuentro tuvo lugar en Buenos Aires en 2006 bajo la presidencia honoraria de David Lagmanovich, Profesor (em.) de Literatura Latinoamericana de la Universidad de Tucumán, un estudioso del género y además, autor de varios libros de microrrelatos. Los blogs de los autores y autoras y sus respectivos sitios en la web invitan a recorrer un itinerario de aventura a través de lo mejor y más variado de la rica literatura argentina.

Incluye una selección de microficciones traducidas al alemán de:
Eduardo Berti (Buenos Aires),
Miroslav Scheuba (Buenos Aires), Orlando Van Bredam (Entre Ríos), David Lagmanovich (Tucumán) , Sandra Bianchi (Buenos Aires), Raúl Brasca (Buenos Aires), Patricia Calvelo (Jujuy), Sergio Daniel Francisci (Santa Fe), Mario Goloboff (Buenos Aires), Diego Golombek (Buenos Aires), Marta Lima (Buenos Aires), Raúl Lima (Santiago del Estero), Ana María Shúa (Buenos Aires), Laura Nicastro (Buenos Aires), María Rosa Lojo (Buenos Aires), Ildiko Valeria Nassr (Jujuy), Luisa Valenzuela (Buenos Aires), Susana Aguad (Córdoba),
Rosalba Campra (Córdoba), María Cristina Ramos (Neuquén), Ana María Mopty (Tucumán), Maria Neder (San Luis), Jorge Ariel Madrazo (Buenos Aires).
Read more »
2 com

2da. Jornada Ferial de Microficción. Videos.

Se trata de un total de 4 videos subidos a youtube, cuyos enlaces figuran a continuación. Corresponden a dos de las cuatro mesas de lectura.

Lecturas de Orlando van Bredam, Laura Nicastro y Rogelio Ramos Signes.
http://www.youtube.com/watch?v=QhUNol0w4LA
http://www.youtube.com/watch?v=qum_SAAEMRI

Lecturas de Antonio Cruz, Martín Gardella, Jaime Muñoz Vargas y Gloria Pampillo.
http://www.youtube.com/watch?v=TZr9OoqdlR8
http://www.youtube.com/watch?v=cPB2BQClnXA
Read more »
1 com

2da. Jornada Ferial de Microficción. Feria del libro de Buenos Aires


El lunes 3 de mayo las microficciones tuvieron su espacio en la Feria del Libro de Buenos Aires. Con la celebración de su segunda edición podemos decir que la lectura de los textos que nos apasionan no solo es un acto festivo que reúne escritores, lectores y nuevos adeptos sino también un acto de militancia literaria. ¡Vamos por la tercera jornada para el 2011!

Read more »
0 com

Tres micros de Julia Otxoa

MALETAS
En mi caso hacer el equipaje es toda una batalla, tengo pocas cosas pero mal definidas, hasta el punto que desconozco qué poseo en realidad, tan solo sé que algunas pertenencias son ligeras y ovaladas pero éstas a veces se alargan inesperadamente hasta romperse y vaciarse por completo. Otras en cambio son pesadas y con solo pensar en ellas modifican su forma, estorban por todas partes, me tropiezo con ellas, tengo las piernas llenas de hematomas, algún día van a lograr que me caiga y me de un mal golpe.
Hay incluso algunas cuya existencia es dudosa, a menudo ignoro si pertenecen al pasado, al presente o tan solo al universo de mis sueños. Así que no es extraño que a la hora de hacer las maletas nunca sepa si voy a tardar mucho o poco, son tantas las conjeturas, las hipótesis...La sucesión de enigmas me rompe los nervios, me fatiga en extremo, me deja sin fuerzas para nada. y claro, en esas circunstancias siempre acabo anulando mis viajes.

CEREMONIA
Murata Takarai decidió quitarse la vida, su amante le había abandonado. Así que comenzó los preparativos de su muerte, convocaría a sus amigos más íntimos alrededor del té en el jardín para despedirse. ¿Pero...a qué amigos consideraba íntimos ? ¿Qué clase de té sería el adecuado? Conocía más de cien clases diferentes ¿Y el lugar del jardín?
Murata Takarai dedicó el resto de su vida a preparar la ceremonia del té para anunciar su muerte a sus amigos. Murió muy anciano de muerte natural. Hoy se le venera en Japón como uno de sus más grandes estetas.

TIENDA DE BROMAS
Ante mi asombro ya que para nada estábamos en carnaval, aquel hombre alto y flaco vestido de negro con cara de funeral, entró en la famosa tienda de bromas " El rey de las fiestas", saliendo al poco tiempo transformado, luciendo una ostentosa nariz roja y unos grandes mostachos color naranja, su cabeza cubierta con uno de esos gorritos de chino mandarín. Sin embargo fijándose en él con detenimiento se observaba fácilmente que la seriedad de su rostro no había variado en absoluto, lo seguí durante unos minutos pero pronto lo perdí de vista entre las nubes de turistas que aquellos días abarrotaban la ciudad.
Volví a mi trabajo de portero y me olvidé del asunto hasta que meses más tarde en la consulta de ingresos del hospital, reconocí las facciones de aquel hombre serio, tremendamente pálido, en el rostro del cirujano que iba a realizar con mi dañado corazón, una delicada operación a vida o muerte.
Read more »
0 com

Lectura de microficciones de la OBB




La Orden de la Brillante Brevedad (OBB) continúa su ciclo itinerante de lectura de microficciones

Participan en este encuentro Alejandro Bentivoglio, Mario Goloboff, Diego Golombek, Jaime Muñoz Vargas (México) y Roberto Perinelli.

Habrá lecturas en la voz de sus escritores, una breve charla sobre un microtópico literario y carrusel de microficciones.


Coordinan Sandra Bianchi y Fabián Vique.


Martes 4 de mayo de 2010, 19.00 hs.
Centro Cultural de la Cooperación; Corrientes 1543, Sala Laks. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


En 2009 se inicia la Orden de la Brillante Brevedad, un ciclo de difusión y lectura de la microficción coordinado por Sandra Bianchi y Fabián Vique. El nombre del ciclo lo pidieron prestado a la escritora Luisa Valenzuela, quien analizaba de este modo el estado de la cuestión de las ficciones brevísimas: “El furor ha cundido y se han sucedido tantos congresos de microficción que mi sospecha de que los minicuentistas constituimos una secta se ve confirmada. Una secta feliz, donde la loca de la casa de ha bajado del ático para dominar la escena. Con el paso del tiempo y de los encuentros la secta de los microrrelatos va cosechando adeptos. Una secta, o más bien una sociedad secreta y a la vez incluyente. Que admite todas las propuestas y todos los vientos. Una secta como las fraternidades de la Edad Media, de apoyo mutuo pero a su vez libre y abierta a todo público es la Orden de la Brillante Brevedad. OBB para los íntimos. U ¡Oh, bebé!, ya que los textos son pequeñitos. O bebe, porque hay microrrelatos que son excelentes tragos”


Read more »
0 com

2da. Jornada Ferial de Microficción. Feria del libro de Buenos Aires.

 
Sala Julio Cortázar 3 de mayo de 18:30 a 22:00 hs.
 Coordinador general: Raúl Brasca





18:40 hs
Mesa de lectura:
Orlando van Bredam (Formosa), Laura Nicastro (Buenos Aires), Rogelio Ramos Signes (Tucumán)
Coordina: Rogelio Ramos Signes.

19:15 hs.
Mesa de lectura:
Antonio Cruz (Santiago del Estero), Martín Gardella  (Buenos Aires), Jaime Muñoz Vargas (México),  Gloria Pampillo (Buenos Aires)
Coordina: Gloria Pampillo

20:20 hs.
Entrevista con el Dr. David Lagmanovich
Entrevistadores: Laura Pollastri y Raúl Brasca

20: 50 hs.
Mesa de lectura:
Miroslav Scheuba (Buenos Aires), Ana María Mopty (Tucumán), Pablo de Santis (Buenos Aires)
Coordina: Ana María Mopty

21: 25 hs.
Leandro Hidalgo (Mendoza), David Lagmanovich (Tucumán), Sylvia Iparraguirre
Coordina: David Lagmanovich
 
Read more »