1 com

Programa de las IV Jornadas Nacional de Minificción. Mendoza 2011

Read more »
0 com

Encuentro de Minificción en FILUC. Universidad de Carabobo. Valencia. Venezuela


Viernes 28/10/2011

Conferencias:
Guillermo Bustamante Zamudio
Violeta Rojo
Moderador: Wilfredo Illas

Lectura de textos:
Gabriel Jiménez Emán
Alberto Hernández
Ricardo Ramírez Requena
María Celina Nuñez
Arnaldo Jiménez

Sábado 29/10/2011

Conferencias:
Gabriel Jiménez Emán
Geraudí González
Wilfredo Illas
Moderadora: Violeta Rojo

Lectura de textos:
Antonio López Ortega
Armando José Sequera
Alberto Barrera Tyszka
Harry Almela
Wilfredo Machado
Read more »
0 com

Paulina Bermúdez Valdebenito. Entre la crítica y la ficción

1944

Deshonra

Le dijeron que no debían mirarla a los ojos, pero ella tuvo la osadía de dejar que le tomaran la mano.

Luego la castigaron y la nombraron la deshonra de su familia.



Baila

Dijo que a sus 67 años jamás había tenido un orgasmo.

Por eso cuando su compañero la atrajo hacia sí, no supo explicar el calor que la recorrió. Pensó que debía ser producto del tango.



Sin título

Cuando despertó, había sido devorado por un hongo gigante. Dentro de él, tuvo maravillosas y sicodélicas alucinaciones.



El dinosaurio

Lo llamaban así porque era un obeso, con una dentadura feroz y olía a demonios. Aún así era el más cotizado entre las chicas de la clase de literatura microficcional.



Evasión

Casi imperceptiblemente el viejito baja el volumen de su audífono para no oír los insultos en la casa de reposo.




Paulina Bermúdez Valdebenito, Viña del Mar, 1983. Egresa el 2007 de la carrera de Pedagogía en Castellano (Universidad de Playa Ancha) y se titula como Pedagoga Teatral en Pontificia Universidad Católica de Valparaíso el 2011. Ha participado en compañías de teatro y conducido varios talleres y cursos. Ha sido ponente en diversos encuentros y congresos de minificción nacionales e internacionales, y organizado seminarios de literatura contemporánea. Es miembro activo de la corporación Letras de Chile desde 2009, donde ha contribuido a potenciar su área de microcuento.

Read more »
1 com

Franco Vaccarini en cinco breves y uno más

El corte inglés

Despertó con resaca, y se dio cuenta de que le faltaba algo. Amy se habría ido, al diablo o a Londres: la casa era todo silencio. Recordó un brumoso altercado con la hermosa turista que conoció noches atrás, en un bar de Palermo. Los gritos y algún empujón terminaron cuando se quedó etílica y soberanamente dormido.

Entonces vio la sangre entre sus piernas: ya no estaba allí.





Cuerpos

Hoy tuve una revelación. Tal vez por las drogas – medicadas por algunos achaques circunstanciales – aunque sospecho que, en todo caso, las drogas corrieron las cortinas de un ojo de buey oculto en la pared y puedo ver más allá.

Sin misterios, lo diré: la Muerte no mata.

Somos nosotros los distraídos que olvidamos nuestros cuerpos, los dejamos tirados por ahí, en la calle, en la cama, sobre un avión caído, entre las balas del enemigo.

Ella pasa, protectora, piadosa, y se los lleva al orfanato de los cuerpos perdidos.

Y nunca, nunca más los encontramos.



Eliminación

De a poco, pero cada vez con mayor intensidad, voy descubriendo que soy el único ser existente. La broma es deliciosa, la broma es la creencia de que hay un universo, un mundo, y, sobre todo, mi mundo, mis amigos, el calor y los chocolates. Libros, ropa, artículos electrónicos, autos, montañas, barcos, peces, árboles, estrellas; para no hablar de pequeñeces como el microchip, las mariposas, el ADN, los neutrinos. ¿Cómo puedo imaginar tantos detalles?

Sobre todo... ¿cómo puedo imaginarme a mí? Es obvio, a esta altura, que yo tampoco existo.



Ángel de la humanidad (Cuento fantástico)

La mujer con un bebé en brazos pide algo de comer en la panadería. El viento helado barre las calles.

–Nada, no puedo darte nada – le dice una empleada de ánimo gris.

La mujer amaga irse, pero la empleada cambia de parecer. Su cara resplandece, tocada por un ángel repentino:

– Tomá, mi amor, está caliente – y le alcanza un pan.



Kafka y la moneda de un desconocido

En la parada del ómnibus me resuena una frase de los diarios de Kafka. La leí hace minutos y me neurotizó de un modo opresivo: oh, bastante esperanza, infinita esperanza, sólo que no para nosotros.

Veo que se acerca el ómnibus y, torpe de mí, se me cae la moneda de un peso a la calle, directo a la panza de los autos. Es mi única moneda. El muchacho que esperaba otro ómnibus, detrás de mí, me da su propia moneda. "Yo tomo la que se te cayó, cuando corte el semáforo”. Subo con la moneda de un desconocido y siento una ola de esperanza, aquí, ahora, para nosotros.



Otra vez

La reciente crisis con mi esposa me condena a este período insustancial.

Nunca como ahora sentí el peso de estar solo y las ganas de estar con alguien y a la vez temor a estar con alguien, y ganas de estar solo. Enamorarse otra vez es como volverse loco otra vez. Todo se desmorona. El mundo se convierte en una mujer, esa mujer.

El amor nos vuelve tan miopes que para mí fue natural deducir que los otros, los habitantes de ese mundo que apenas existía, me envidiaban en masa: mis amigos, mis compañeros de trabajo, mis parientes. Y sigo atado a ese velo, como quien no puede cambiar de religión. Enamorarme de otra dama me suena a herejía.

Estoy desconcertado. Sospecho que necesito ayuda de una amiga. Pero si una amiga me ayuda en este trance, fatalmente terminaré enamorado de ella y yo me volveré loco. Otra vez.

Leo en los diarios que hay mujeres que se enamoran de hombres que mataron a mujeres, que les envían cartas a la cárcel, que les hacen visitas, que inician una relación. Quien sabe, tal vez pueda hacerlo. Otra vez.




Franco Vaccarini nació en Lincoln, Argentina, en 1963. Ha publicado El culto de los puentes (poesía); La mecedora del fantasma (cuento); Perdidos en el miedo (cuento) y novelas como Algo que domina el mundo; Otra forma de vida; Los socios del Club de Pescadores, entre muchos otros títulos. En el año 2006 obtuvo el premio "El Barco de Vapor" por su novela La noche del meteorito.


Read more »
0 com

Un dinosaurio crítico. David Baizabal (Sobre Dinosaurios de papel de Javier Perucho)


Que la minificción es un género autónomo ya no puede ser discutido a estas alturas de la producción literaria, por lo menos en lengua española. Y si aún hay alguien que lo ponga en duda que le eche un ojo a Dinosaurios de papel. El cuento brevísimo en México de Javier Perucho, quien es editor de El Cuento en Red. Revista Electrónica de Teoría de la Ficción Breve, ensayista e historiador de, según él mismo, “dos géneros menores, un causa perdida y los escritores extravagantes”,[1] es decir del microrrelato y el aforismo, la vida y producción literaria chicanas (o de la diáspora), y de los escritores raros.
Lo interesante de este libro es que también se asoman los micronarradores de la diáspora que han tocado el suelo mexicano en su producción literaria. Pero vayamos por orden. Hay que decir que éste es el libro más reciente de Javier Perucho y que no se trata de una nueva antología[2] sino de un estudio historiográfico propiamente, y requiere especial atención puesto que es el primer acercamiento de este tipo al microrrelato mexicano. El primer acierto del autor es no hacer desplantes teóricos respecto a la extensión del género; tiene razón, es ocioso y, sobre todo, infructuoso. Cierto que en el capítulo introductorio, “Pórtico”, nos recuerda algunas características esenciales del microrrelato —que no viene al caso mencionar aquí—, retrocede hasta Aristóteles y después va más atrás, a la China antigua, apoyado en José Vicente Anaya. Y sigue con una hipótesis sobre la posible difusión de las formas breves chinas a Japón y Corea; al margen hay que anotar que no está documentada la afirmación de que en Persia también hubo tales brevedades; por supuesto no descalifico el dato, pero serviría al lector contar con la fuente.
En el mismo capítulo introductorio Javier Perucho hace una rápida reseña sobre el microrrelato en Latinoamérica, sus principales cultivadores, compiladores y estudiosos; también sobre los antecedentes del microrrelato en México, las influencias y confluencias, y la estructura y objetivos del libro mismo.
La parte central, desde luego, es “Estelas del cuento brevísimo en México”, un recorrido cronológico, pero también analógico, de los narradores de brevedades mexicanos, incluido José de la Colina, español naturalizado mexicano. No es una simple cronología de autores y obras, para eso bastaría consultar una historia de la literatura mexicana; en Dinosaurios… encontramos un acercamiento a los valores de las obras, una evaluación crítica del aporte a la tradición literaria por parte de los autores, una ojeada a las distintas poéticas. Por ahí desfilan Alfonso Reyes, Julio Torri, Edmundo Valadés —piedra angular en la difusión del género—, Juan José Arreola, Raúl Renán, Salvador Elizondo, De la Colina, José Emilio Pacheco, Avilés Fabila… y la lista continúa hasta los narradores más jóvenes con alguna obra significativa. La visión del microrrelato mexicano se completa con Max Aub, Golwarz, Monterroso, Otto-Raúl González y Jodorowsky.
Otro aspecto interesante es la posición de Javier Perucho respecto a la obra de brevedad de José Emilio Pacheco: “en mi consideración son textos literarios cuyas características más distintivas son la concisión, la brevedad y la elipsis, que se rigen por leyes propias del género cuento […]”. Igualmente es interesantísimo el apunte que hace sobre Fabila, nos muestra a un narrador que no aporta nada nuevo: un zarpazo.
Creo que Dinosaurios de papel… merece atención por otra razón más: los temas de investigación que están flotando, haciendo señales a los amantes del género; desde las primeras páginas hasta las últimas Perucho nos señala los cabos sueltos de la crítica e investigación microcuentística; es más, en este libro encontramos una “célula que explota”: una breve apostilla sobre La Marina, taller de minificción del portal Ficticia. Ciudad de Cuentos e Historias, donde además está prohibida la entrada a poetas, cosa paradójica o, mejor, oximorónica.
No encuentro nada reprobable en este libro de Perucho, arriba hice una anotación y aquí sumo dos más: la confusión entre una función genitiva y una ablativa en los títulos de las obras por él citadas; y el ruido que me causa la utilización del término metaficción en vez de intertextualidad en su acepción más general como correspondencia entre una obra y otra antecedente. He tenido la oportunidad de informar sobre el primer punto al autor, hago sin embargo la observación para que aquél que lo note también no se ponga exquisito como yo, que para exquisitez tenemos con la fluidez de Perucho, pues ciertamente Dinosaurios… tiene mucho de agilidad y amenidad en su estructura y redacción. Ahí que quede.


Perucho, Javier, Dinosaurios de papel. El cuento brevísimo en México. México, Ficticia-UNAM, 2009.


[1] Estas palabras podemos leerlas en el “perfil” en Miretario, bitácora electrónica del autor, http://cuatario.blogspot.com/
[2] Recuérdense las antologías El cuento jíbaro. Antología del microrrelato mexicano y Yo no canto, Ulises, cuento. La sirena en el microrrelato mexicano.
Read more »
0 com

Fenómenos de circo. Ana María Shua


Fenómenos de Circo, el esperado libro de microrrelatos de Ana María Shua en su versión argentina. Fue publicado en Madrid por Páginas de Espuma y en Buenos Aires por Emecé-Grupo Planeta.
Read more »
2 com

Breves leves de Ana María Mopty

GOTA

Está entre la multitud de cuerpos que lo rodean, se deslizan o detienen, siguen viaje acumulándose blandamente en horas pico en las esquinas. También, como cada ser, se agranda junto a otros de la misma especie a esa pico del medio día, como gota de lluvia, sin identidad ni destino en aglomeradas calles ciudadanas.

DE ADJETIVOS

Ella, ilusionada, encantada, expectante, silenciosa. Él, sonriente, presuntuoso, empavonado, resuelto. Ella y él, reconciliados, amorosos, susurrados, recorridos, ansiosamente agitados entre cielo y tierra, viento y calma, día y noche, infinitamente amados.

NOTICIAS

Con la mitad de un periódico y las manos agitadas, hizo nacer coloridos pájaros. Los bautizó con nombres de noticias internacionales, nacionales o pueblerinas y con todas sus aves se fue por las calles, se dirigió al trabajo y ellas sobrevolaron todo el día en su cabeza, solo para no olvidar malas noticias y ruidos tan lejos de los pájaros.

TAN POCO

Ella me habla poco. Yo, a veces. Ella no me busca, yo tampoco. Ella me escribe, pero eso es tan poco.

VIAJE

Salió a pasear y llegó esa vez, sin acortar camino, hasta su alma.

ILUSIÓN

Me soñé a tu lado mirándote y contándote un cuento. Sólo estabas vos y yo que te miraba y nada ni nadie robaba las horas que compartíamos para que yo te hable, te mire y te cuente un cuento.

Read more »
0 com

Colabora en el fanzine Manifiesto Azul

La asociación literaria Colectivo Iletrados de Murcia (España) está preparando una nueva edición del fanzine Manifiesto Azul. Este nuevo número, el 11, saldrá en papel y en edición electrónica en Diciembre y desde ya se puede participar en él.
Para ello se ha de mandar un microrrelato o un poema a la dirección colectivoiletrados@hotmail.com antes del 1 de Noviembre.
Más información en este enlace.




Read more »
0 com

101 minificciones del Taller de Ficticia. Libro-e décimo aniversario

http://arcaficticia.com/%C2%A1albricias-%E2%80%9C101-minificciones-del-taller-de-ficticia%E2%80%9D/
Read more »