0 com

Textos pequeños sobre egos grandes. Luis Barrera Linares

Literales de Tal Cual
TEXTOS PEQUEÑOS SOBRE EGOS GRANDES Luis Barrera Linares

ORADORA La señora pasaba las noches releyendo sus libritos mediocres y soñando con entrar a la Academia de la Lengua. Rezaba y rezaba y rezaba con insistencia para que falleciera alguno de los numerarios y la incorporaran a ella en su lugar. Y en efecto, al mes siguiente murió un académico. "Es mi turno", pensó la señora. El día que ingresó y oralizaba su discurso, pomposa, sonriente, no se imaginó que acababa de incorporarse a la fila de los que andan en las oraciones de mucha gente. Varios de los que estaban en el público, escuchando su escritura destemplada, ya comenzaban a orar por su futura alma en pena.

ÁGRAFO Su nombre es una leyenda en el mundillo literario. Habla, opina, expone, dice, acepta, rechaza, aprueba, duda y murmura recurrentemente sobre el estado de la literatura local y sus escritores. Funge de jurado severo y dicta sus veredictos inapelables. Hace de crítico pertinaz y perdonavidas en cuanta charla participa. Se le conoce como reseñador parlante infalible. Habla y parlamenta luengos discursos sobre la escritura de los otros. No queda escritor títere con cabeza en su verborrea incontenible. Le dicen poeta en las historias de la literatura. Se le cataloga de ensayista en los recuentos anuales. Nadie duda de su condición de narrador. Lo repiten los críticos, lo confirman los manuales. Mas suele argumentar que todas sus páginas escritas se las ha llevado un huracán, cuando no las ha sometido al yugo de la papelera o al desgarre. Nada se conoce de sus célebres cartapacios. Es maestro de la oralidad. Le dicen el escritor ágrafo.

ORTOTIPOGRÁFICO Se considera a sí mismo la tapa del frasco. No hay quien lo supere en su banal vanidad de considerarse la última gota de agua en el desierto. Imprescindible le gusta que le digan. "Perfecto en mi estilo" se vanagloria ante el espejo. Los críticos que lo adulan certifican que cada escritura suya publicada es una puñalada contra sus contemporáneos. De asesino de la modernidad lo califican. Sin él no habría literatura posmo, según ellos. Pero una cosa piensa el asno que lee un diccionario y otra el que lo monta sobre la ortografía. Moraleja: Si se publicara lo que nuestro ortotipógrafo entrega como originales a la editorial, la vergüenza sería gigantesca. Tras bastidores los correctores lo apodan el asesino del idioma.

POLÍGRAFO Era apenas un feto en formación cuando su madre le descubrió la vocación de cefalópodo. Rasguñaba el vientre de ella por todas partes. Siendo un bebé logró mostrar a papá sus ambiciones multiplicadas. Tomaba cada objeto como si tuviera cien dedos. Su primera maestra le detectó la condición de hombre araña. No le bastaban dos brazos para escribir. Lo hacía hasta con los labios y los pies. De adolescente se aficionó definitivamente a redactar como si tuviera cientos de manos. Es decir, en abundancia. De todo. Para todos. Multigenérico, polígrafo incuestionable, lo aclamaba la crítica. Llegó a la adultez con una pericia de escribiente que aspira a estar en todas partes. Se hizo militante de la tercera edad ya teniendo una franquicia de adulantes en cada lugar. Su ancianidad ha sido de fama y mucho regocijo. Cada émulo suyo pregona la genialidad abundosa que lo caracteriza. Lo han bautizado el nutriente de la humana humanidad. Porque a todos busca alimentar con su palabra diversa. Un ataúd convencional no ha sido suficiente para sepultarlo. Sus tentáculos salen por todas las rendijas de la urna. Habrán de enterrarlo en un colador. Será la única manera de multiplicar su cadáver para repartirlo.

 Luis Barrera Linares. Maracaibo, Zulia, 1951. Narrador, ensayista. Obras principales: En el bar la vida es más sabrosa (1980); Beberes de un ciudadano (1985); Para escribir desde Alicia (1990); Parto de caballeros (1991); Cuentos de humor; de locura y de suerte (1992); El traje narrativo de Trejo (1994); Desacralización y parodia (1996); Sobre héroes y tombos (1999); Discurso y literatura (2000); Análisis crítico del Discurso (2000); La lengua y la literatura en-red-@-das: nuevos temores hacia antiguas estrategias comunicativas (2005); La negación del rostro. Apuntes para una egoteca de la narrativa masculina venezolana (2005); Sin partida de yacimiento. Crónicas de la memoria (2009).
Read more »
0 com

Tres de Víctor Carreño

Fotografía de Alexis Pérez-Luna

EL HOMBRE INTELIGENTE Cuando murieron sus padres, sus hermanos mayores se dispersaron y le dejaron a él la casa de la costa en donde ya no vivía nadie. Por aquel tiempo el puerto tenía ya una larga historia de ataques ocasionales de piratas e insurgentes, de tormentas y arquitectos que modificaban de cuando en cuando la geografía a su mal gusto. No tenía otro lugar donde vivir, y se consolaba yendo los fines de semana a las playas contaminadas a coger un poco de sol mientras leía sus libros. De lunes a viernes se paraba temprano para ir en bus a la capital, porque tenía que trabajar en una biblioteca pública. Regresaba en la noche muerto de cansancio a su casa, y a continuar su vida inteligente, haciéndose preguntas sin respuestas o escribiendo anotaciones indescifrables. Así de divertida era su vida, hasta que un día regresó al atardecer a su pueblo, y le dio por hurgar en los altos anaqueles de su biblioteca un libro que le obsesionaba. Estaba tan alto, que tuvo que subir como por una trepadora, cuando la biblioteca se tambaleó y se vino al suelo, y él quedó boca abajo con la biblioteca sobre la espalda, y seguramente con un fuerte dolor o fractura. No se sabe cuánto tiempo estuvo así, tal vez inconsciente. Recordó después que alguien lo había llevado a la cama, pero no tenía conciencia de lo que había pasado, aunque el dolor le sugería algo. Vio el rostro de una mujer cuya identidad desconocemos. Ella le mostraba la biblioteca, los libros por el suelo, pero él no entendía nada. Para él eran sólo objetos bonitos para jugar, como la pelota o los muñecos. La mujer insistía en un lenguaje que ya no entendía, pero que le hacía reír. Pasaron un rato en este plan hasta que se fastidiaron los dos y él sólo acertó a decir: “mamá”, “papá”, “hambre”. Ella cocinó una sopa y ambos almorzaron contentos. Ya no podía trabajar ni salir de la casa, porque los doctores no lo recomendaban a su alma de vidrio. Y así se pasó la vida riendo con los juguetes que tenía en sus anaqueles, y él y ella fueron muy felices hasta el fin de sus días. LA SONRISA DE SARA De tantos años errantes, amamos el desierto, es nuestra patria. Los días son duros, y no hay lugar fijo en él para nosotros. La existencia se limita a pastorear el ganado, recoger agua, hacer cerámica con arcilla, cuidar que nada falte a la tribu. Sabemos que las generaciones venideras no vivirán en nuestras mismas condiciones, serán más dichosos. Pero nosotros no los envidiamos. Nosotros acatamos la ley del desierto y el llamado de los dioses antiguos que exigen plegarias y sacrificios. A este acatamiento respondió Abraham, pastor de pueblos. Era un hombre de mucha fe, pasó los años en espera de un llamado que parecía desvanecerse en medio de los días iguales. Un día recibió la sorpresa de Sara, su compañera envejecida, que estaba embarazada. Abraham aceptó el hecho, y también las risas de la tribu. Sintió pena por su esposa, pero se alegró al saber que ella también sonrió. Tenía un alma muy sencilla, y era incapaz de penetrar en las intrigas humanas. Alumbró un hijo, a quien quisieron como una ofrenda casi imposible. Creció y Abraham recibió el llamado. Se despidió de su esposa diciendo que iban a caminar por el desierto, para instruirlo en los deberes de un hombre. Al llegar a un monte, Abraham recibió el mandato más terrible de su vida. Aquí lo que sabemos no es muy claro. El niño se salvó en un último momento, dicen algunos, pero otros cuentan un final diferente. Para Abraham no había llegado el momento más dramático hasta que pensó en la sonrisa de Sara al volver a casa, la eterna sonrisa que por primera vez se convertiría en dolor y en ira. El cielo de Abraham se nubló cuando dio a Sara la noticia. El grito de Sara fue tan desgarrador, que en el desierto todos guardaron silencio. Desmayada por el dolor, sólo a los días despertó, pero recordaba ya pocas cosas y apenas podía moverse por entre la árida costumbre de sus tareas. Su mirada se perdía en el desierto, pero a nadie reconocía. Una tarde creyó escuchar la voz de Isaac a lo lejos, que decía: “Mamá, venimos de sacrificar un cordero”. Y Sara se sintió feliz, pensando en el hijo que había concebido junto al hombre que amaba, una de esas largas noches de amor que no se olvidan. Y casi ya sin memoria ni sentido, Sara sonrió. Hay quienes lloraron al verla sonreír en su sufrimiento. Dicen de la dicha, sin embargo, que es una locura. Sara conoció la dicha y murió. EL DESEADO Había pensado hace muchos años en meterse a sacerdote. Sirvió como monaguillo en la iglesia de su pueblo, y fue su costumbre ver mujeres vírgenes rezando o colgando de la pared, sin contar las pecadoras que solían venir a confesarse y le dirigían miradas inadvertidas. Ellas, cuando salía de la iglesia, buscaban conversación con él, y él le daba sus consejos. Eran puras palabras religiosas, pues no había tenido contacto carnal ni vislumbraba nada de ello. Lo cierto es que se fue acostumbrando a sus paseos con las doncellas. Pero no sabía por qué, después de un tiempo, las mujeres lo abandonaban. Fue por esta época cuando el incienso, la misa y la hostia dejaron de formar parte de su vocación. No es que hubiera dejado de ser religioso, sino que había optado por un misticismo casero. Acostumbrado a soñar con tantas vírgenes suspirantes, se dedicó a comprar regalos para mujeres que aún no conocía y a escribir versos sentimentales que no figuraron ni en las antologías más pobres. Siguió siendo puro, casi concebido sin pecado, aunque la leyenda especuló sobre un trauma sexual o impotencia, porque aparentaba ser muy frágil y nervioso. Estas conjeturas, sin embargo, nunca pudieron comprobarse, porque era hombre de pocas palabras y de su boca nunca salió una queja. Pasaron muchos años, y el hombre continuaba en su paseo con las doncellas, ignorante de todo, protegido por su ignorancia. Nada supo de los comentarios violentos que de él hacían las mujeres y el vecindario. Las canas y las arrugas fueron consumiendo su cuerpo, pero el tiempo no pudo borrar su sonrisa que prodigaba a las dulces viejas que volvían a suspirar al verlo. No había hipocresía en él, pero sin duda faltaba algo. La sonrisa continuaba, aunque cada vez se iba quedando más solo, y no se sabe a quien sonreía o si había enloquecido. Tal vez hasta muera sin saber que es el deseado.

Tomado de: http://www.zonamoebius.com


Read more »
0 com

Número especial de El cuento en red: Panoramas bibliográficos sobre la minificción

El número de otoño de El cuento en Red (http://cuentoenred.xoc.uam.mx/tabla_contenido.php?id_fasciculo=607) está dedicado a los panoramas bibliográficos sobre la minificción. El de Argentina lo preparan Graciela Tomassini y Stella Maris Colombo (crítica) y Martín Gardella (creación). El de Colombia, Henry González Martínez. De México se ocupan Javier Perucho (creación) y Lauro Zavala (teoría y crítica). Rony Vásquez Guevara es responsable de Perú y Violeta Rojo de Venezuela.
Read more »
0 com

Twitter Fiction Festival

Twitter acaba de anunciar su primer festival de ficción, Twitter Fiction Festival (#twitterfiction). El mismo se desarrollará en tiempo real durante cinco días a partir del 28 de noviembre.

Si bien en los últimos años los usuarios han popularizado el uso de este servicio de microblogging como plataforma de publicación de ficción, desde haikus y microcuentos hasta historias colaborativas , esta sería la primera experiencia literaria organizada desde la propia red social.

Para participar, se debe presentar una propuesta a través de este formulario antes del 15 de noviembre.

Fuente: http://blog.twitter.com/2012/10/announcing-twitter-fiction-festival.html 
Imagen: https://twitter.com/twitter/status/259028747339046912/photo/1
Read more »
0 com

II Encuentro de Minificción en FILUC


II Encuentro de Microficción en la Feria Internacional del Libro Universidad de Carabobo (FILUC)


Conferencia
Miguel Gomes

Conversatorio
Violeta Rojo
Alberto Hernández
Armando José Sequera

Moderador: Wilfredo Illas

Lectores: 
Fedosy Santaella
Antonio López Ortega
Ramón Núñez
Arnaldo Jiménez
Andrés Martínez
Carlos Montoya (video)

Antonio López Ortega dictará el taller: Fabular con pocas palabras. Introducción al minicuento
Viernes 26 y sábado 27 de octubre en FILUC
Read more »
0 com

Microficción en la Feria del Libro de Mendoza, Argentina

Este año la Feria del Libro de Mendoza ha destinado a la Microficción un espacio muy importante. La Cofradía del Cuento Corto y el Centro Interdisciplinario de Literatura Hispanoamericana (CILHA) de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, se han encargado de ofrecer al público presentaciones de libros, charlas y lecturas de todo tipo.
El 18 de octubre, por ejemplo, Raúl Brasca brindará una conferencia titulada “Los caminos del deseo sexual en la microficción en español”, y el 20 Luisa Valenzuela ofrecerá la charla: “Un paseo por la minificción”.
Entre las obras que se presentarán se encuentran las antologías ¡BASTA! 100 mujeres contra la violencia de género y Con la Literatura no se juega, y los libros Hacer el cuento de Caro Fernández y Leo Mercado, Relatos de Liliput de Juan Manuel Montes, Paraísos paralelos de Eduardo Gotthelf, y Horizonte de la brevedad en el mundo iberoamericano de Miriam Di Gerónimo y Amor Hernández Peñaloza.
Además de los stands y las actividades literarias en la Feria se pueden apreciar espectáculos teatrales y musicales, proyecciones, homenajes a escritores locales y una convención internacional de cómics.
Se puede visitar en forma gratuita hasta el 4 de noviembre, de lunes a viernes de 14 a 22hs, los sábados de 14 a 24, y los domingos de 16 a 22, en el Espacio Cultural Julio Le Parc (Mitre y Godoy Cruz, Guaymallén).
Programación completa aquí: www.cultura.mendoza.gov.ar
Read more »
1 com

Microficción en Twitter y otras narrativas digitales

Compartimos esta presentación bilingüe realizada para alumnos de nivel secundario en el marco de la Feria del Libro del Instituto Politécnico Superior en la ciudad de Rosario, Argentina.

--

Read more »
1 com

Encuentro Internacional de Microrrelato. Villa María, Córdoba. Argentina

16 y 17 de noviembre de 2012 http://encuentromicrosvillamaria.blogspot.com.ar/
Read more »
0 com

Presentación de Paraísos paralelos de Eduardo Gotthelf

Read more »
1 com

Coloquio Internacional de Minificción. Lima, 25 y 26 de octubre 2012


Read more »