0 com

Minificción de los jueves: Jesús Esnaola

Read more »
0 com

PRIMER SIMPOSIO CANARIO DE MINIFICCIÓN. Universidad de La Laguna. España 2015

Ier SIMPOSIO CANARIO DE MINIFICCIÓN

La minificción y sus límites. In memoriam  profesor Osvaldo Rodríguez Pérez (1944-2015)
Universidad de La Laguna. 25, 26 y 27 de noviembre de 2015

PRESENTACIÓN
De un tiempo a esta parte, la minificción se ha convertido en un auténtico fenómeno social y cultural. Hablamos de una nueva supracategoría artística desarrollada en múltiples campos, desde la creación literaria (con géneros como el microrrelato, el poema en prosa breve, el aforismo literario, la greguería, el microteatro, etcétera) hasta la producción audiovisual (con géneros como el corto y el nanometraje, el cineminuto, el spot publicitario, etcétera). En literatura, asimismo, son diversos los géneros antiguos que se han revitalizado gracias a la difusión de la minificción, entre ellos la fábula y el bestiario.
Este Simposio nace con el propósito fundamental de profundizar en la investigación académica sobre el fenómeno, continuando la labor llevada a cabo por nuestro querido profesor Osvaldo Rodríguez Pérez, Catedrático de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que ideó y coordinó en el año 2008 las Jornadas Internacionales de Literatura y Crítica dedicadas a la Minificción Literaria, un auténtico hito para la investigación minificcional en Canarias. A Osvaldo Rodríquez Pérez, fallecido recientemente, le rendimos como sentido homenaje este I Simposio Canario de Minificción.
Un espacio especial ocupará en nuestro Simposio la propia creación minificcional en Canarias, a través del encuentro con distintos autores de nuestras islas que tratarán de transmitirnos su experiencia en este nuevo ámbito estético.   

LÍNEAS TEMÁTICAS: LA MINIFICCIÓN Y SUS LÍMITES
      Los géneros y autores de la minificción literaria. Teoría e historia.
      Los precedentes históricos de la minificción y sus formulaciones modernas: anecdotarios, fabularios,     
    bestiarios…
      La minificción literaria y audiovisual en Canarias. Creación e investigación.
      La minificción literaria en otras lenguas.
      Los aspectos editoriales de la minificción literaria.
      La minificción audiovisual y cinematográfica.
      Lo mínimo en otras artes.
      Las dinámicas de lo mini o lo micro como fenómeno sociocultural.

PROPUESTAS DE COMUNICACIONES
Las propuestas de comunicaciones se enviarán a nuestro Comité Organizador: simposiocanariodeminificcion@gmail.com. Estas propuestas se compondrán de los datos personales y de contacto de los autores, un breve perfil biográfico-profesional de los mismos (máximo 150 palabras), el título de la comunicación y un resumen de ésta (máximo 150 palabras).
La fecha límite de entrega de las propuestas es el 15 de julio de 2015.
Las propuestas de comunicaciones serán evaluadas por nuestro Comité Científico, que llevará a cabo la selección de las mismas atendiendo a su calidad y conexión con las líneas temáticas del Simposio.
Todas las comunicaciones se realizarán en lengua española y tendrán una duración máxima de 20 minutos.

FECHAS
Miércoles 25, jueves 26 y viernes 28 de noviembre de 2015.

LUGAR DE CELEBRACIÓN
Universidad de La Laguna.

INSTITUCIONES ORGANIZADORAS
Vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad de la ULL.
Departamento de Filología Hispánica de la ULL.
Aula Cultural de Lengua y Literatura de la ULL.

COORDINACIÓN Y CONTACTOS
Dr. Darío Hernández: darher@ull.es
Dr. José Antonio Ramos Arteaga: jarteaga@ull.es

Read more »
0 com

Microfilias. Revista trimestral de los géneros breves

http://www.microfilias.org/
Read more »
0 com

Un blog dedicado a la minificción: Comarca mínima de Geraudí González Olivares

http://geraudi-gonzalez.blogspot.com/
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Juan Armando Epple

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Juan-Armando-Epple_0_593940628.html
Read more »
0 com

Los laberintos de Rhazes Pacheco Escalona

ARIADNA
         Vamos Ariadna, si es que ese es tu nombre. Sí, estoy casi segura de que ese era tu nombre. Vamos, hay que despertar. Hay que volver. Hay que recordar. Recuerda, Ariadna, recuerda. No siempre fuiste así. No siempre te viste así ¿es que no puedes acordarte ya? ¿Recuerdas a tu madre? Porque tuviste madre ¿recuerdas a tu hermano? Porque tuviste hermano ¿los recuerdas? La importancia del nombre, Ariadna. Celia era tu madre. Alfonso era tu hermano, o era Alfredo ¿Por qué no puedes acordarte? ¿Acaso ha pasado tanto tiempo? No.  Fue apenas ayer que tu hermano te pasó por un lado y te vio y no te vio. O hace una semana, que Celia se te quedó mirando, esperando que le pidieras algo más que una limosna, esperando que le pidieras casa, que le pidieras brazos. Pero tú solo pediste la limosna. 
         Y tú no eras así. Ariadna, tú eras bella. Eras joven. Y, además, eras inteligente. Tan inteligente, que te aburrías muy pronto de todas las cosas. Quizás fue por eso que decidiste tentar tu propia suerte. Te cansaste muy rápido. Te cansaste de tu madre, de tu hermano. Te cansaste incluso de tu tonto novio (sí, también tuviste un novio).
         Ahora dime, Ariadna. Ahora quiero que me digas en qué momento la aventura de salir a matar al minotauro se volvió contra ti. Quiero que me expliques cuándo fue que la acera donde ahora vives se convirtió en tu propio laberinto. Cuándo fue que nos convertimos en esto que ahora somos. En esto que yo no quiero ser. Porque lo cierto es que yo, de verdad, no soy un minotauro, nunca lo fui. Por eso, desde hace tiempo, te he estado susurrando mientras duermes. Por eso pongo mis labios, que ya no son más tus labios, cerquita de tu oído, cerquita del cartón y de la maraña sucia que ahora es tu cabello. Y te digo: despierta, Ariadna, despierta. Ya es la hora, ya no puedes seguir durmiendo. Hay mucho por recorrer y no hay tiempo, nunca hay tiempo suficiente. El tiempo hace mucho que no alcanza. Pero eso tú lo sabes, tú más que nadie sabes que el tiempo ya no es lo que solía ser. Por eso debes despertarte ya, tan pronto. Ya viene siendo hora de que recojas el ovillo y vuelvas, por fin, a casa.

EL CAMAROTE
         Nunca pudiste recuperarte de ese mar, Amelia. Por eso estás aquí. Porque Arnaldo fue un mar revuelto para ti, para las dos, pero tú no supiste atravesarlo y te ahogaste como siempre te ahogas en la gente. Y ahora estás aquí, en este lugar donde nadie quiere estar y donde todos estamos, de algún modo. Pero no es por eso que he venido a verte hoy, querida Amelia. Hoy no vengo a reprocharte las malas decisiones que tomaste. Hoy me reúne contigo otro motivo.
         ¿Recuerdas el camarote, Amelia?, ese apartamento diminuto que tenían los abuelos de Arnaldo, tus abuelos, en Cabo Polonio. Aquel lugarcito donde íbamos Arnaldo, tú y yo unos que otros fines de semana y éramos felices. ¿Lo recuerdas, querida? Dime que sí, o al menos lánzame una de esas miradas perdidas que me das de vez en cuando, como si me reconocieras, como si trataras de decirme algo; dame aunque sea una sonrisa mala y vieja, como cuando quieres que yo sepa, con cada hueco de tus dientes, lo mal que aquí te cuidan.  
         El apartamento ya no está, Amelia, como la felicidad. Se vendió después de que un día bajaran Arnaldo y Miguel y no volvieran más. Ninguno de los dos vio venir el autobús.   
         Tú papá decidió vender el camarote justo después del accidente porque, según él, ese apartamento solo había traído desgracias para la familia Antúnez; primero tú, Arnaldo y tú en el camarote, Arnaldo, tú y yo en ese pequeño espacio y todo lo que esos juegos juveniles nos costaron, y luego el accidente. Amelia sin hermano y sin sobrino, y yo, yo sin hijo y sin esposo.
         Hoy vengo, entre otras cosas, a decirte que yo tampoco vuelvo más. Que me mudo a Cabo Polonio. Que lo lamento, pero ahora nadie vendrá a verte. Que te amo igual que en los tiempos del camarote cuando éramos felices los tres, solo los tres y nadie pudo entenderlo, ni siquiera tú. Que Miguel también te quiso. Que siempre le hablé de su tía Amelia. Que aún sigo esperando que regreses de ese mar revuelto que fue Arnaldo para ti, para las dos. Que si algún día sales de ahí, estaré en el Cabo, aguardando para ver si también me los devuelve, y entonces todo será como antes. Estaremos juntos de nuevo Arnaldo, tú y yo. Y ahora también Miguel. Y seremos felices de nuevo, Amelia. Lo prometo. 

RÉQUIEM
         Allí están todos. Todos vestidos de negro o de blanco. Ninguno va de gris.  Yo llego, acabo de entrar al salón iluminado, ya estoy ahí desde hace tiempo, viendo cómo andan de aquí para allá con sus trajes sin matices. Tan de negro o tan de blanco. Ninguno va de gris.  Entro al salón, o ya estaba ahí, no sé.  No importa demasiado. Entro y no reconozco la mayoría de las cosas que allí están. Me han prometido un jardín imperial, de grandes fuentes y grandes rejas, de yerbas verdísimas. En su lugar, me encuentro en este salón con aires de provincia donde ya nada es verdísimo, ni hay rejas, ni fuentes; donde ya nada importa tanto. Importan acaso las medias blancas contra los pantalones negros de los mesoneros que, al igual que todos, van de un lado a otro de blanco y negro. Ninguno de ellos va de gris tampoco.
No quisiera acostumbrar el cuerpo a este espacio, aunque tal vez debería, no sé cuánto tiempo me toque estar aquí. De momento, me dispongo a observar las blancas paredes, como tratando de reconocerme en ellas. Trato de acercarme con cautela a la muchedumbre blanquinegra para entender mejor lo que sus rostros afligidos tienen por decir, es probable que sea lo mismo que dice mi propio rostro, pero aun me encuentro lejos, y la muchedumbre no es más que un gigantesco dominó que se va alejando cada vez más. Ya no me preocupo en alcanzarlos.
         Me resulta muy curiosa la manera en que el cuerpo adopta una postura, como si la habitara, y luego jamás quisiera abandonarla. Me inquieta que mi cuerpo se acomode a estas cuatro paredes blancas, blanquísimas, a este piso de mármol abrillantado y que entonces no pueda ya dejarlo. Preferiría quedarme con las largas calles de palmas que hay alrededor del salón, con la avenida ruidosa de nombre pomposo que circunda este recinto casi sagrado. Incluso, preferiría quedarme con la floristería sin dueño que tengo justo al lado, con sus grandes arreglos florales esperando siempre para ser bautizados.  Pero no puedo irme. Acabo de llegar y todavía no he podido descifrar lo que dicen las voces borrosas de los rostros afligidos. Me gustaría poder oír los labios que se mueven, pero ellos están muy lejos, sí, ellos están muy lejos porque yo, definitivamente, estoy aquí. Me gustaría poder oír esas voces mudas que parecen decir «Tranquila, estoy contigo», esas voces sin cuerpo que parecieran pedir a gritos consuelo, pero no estoy segura, no puedo estarlo, están muy lejos ahora. Son como un murmullo de misa de domingo y yo ya no puedo entender nada. No desde aquí.
         No puedo seguir agotando mis recursos. Ya no sigo recorriendo este lugar, ya no trato de reconocer los rostros ni las voces. Alguien nuevo ha entrado a la sala, ha dicho algo y ahora todos responden en un canto sosegado. El rito se convierte en una canción interminable y yo me fatigo cada vez más con cada repetición de esa música divina. Estoy cansada. Quizá sea hora de permitirle al cuerpo adoptar esa postura tan deseada. Quizá sea el momento justo para descansar. He llegado, eso es un hecho. Pero me parece que me perdí de algo en el camino o, mejor, me perdí en algo. Tengo la sospecha de que un evento abrumador ha ocurrido justo antes del momento de mi llegada. Me temo que he llegado después de todo. Incluso, luego del retardo. El acorde final ha sido ya resuelto.  

Fotografía: Alexis Pérez-Luna





Read more »
0 com

La Paciencia de Rodolfo Lobo Molas

PACIENCIA
En el Senado Romano, Marco Tulio Cicerón comenzó una de sus famosas catilinarias, arrostrándole al Senador Lucio Catilina: ¿Hasta cuándo Catilina abusarás de nuestra paciencia?  Al oír ésto Paciencia salió corriendo, avergonzada y prometiéndose denunciar a su abusador.

ESCÉPTICO  
A mi hija Mariana Lobo Heredia

Cada noche, mientras escribía mis minificciones, el gato negro y blanco de la casa se acercaba y me miraba casi con éxtasis. Yo creía encontrar una mirada conocida en esos ojos extraños y penetrantes cuando nos observábamos por largos momentos sin decir nada. Hasta que un día caí en la cuenta que se parecía mucho a la mirada de mi padre, pero como yo no creía en reencarnaciones pensé que debió ser la brisa que entraba por la ventana, aquel escalofrío que me recorrió la espalda cuando el gato se alejaba con una mueca de sonrisa humana….

MEDUSA 
De pronto se encontró frente a la hermosa estatua de piedra de un apuesto guerrero. Mujer al fin, sucumbió al encanto de tanta gallardía y lo miró a los ojos. La escultura le devolvió la mirada y la Gorgona se convirtió en humano.

DEFENSA
De entre los soldaditos de plomo con cola de sirena, uno sobresalía sentado en un caballito de mar. Desde allí ordenaba al ejército de peces espada para la batalla contra los pescadores… Cuando fue izada la red a cubierta, no entendieron por qué estaban los hilos  cortados.

OJOS

Había tanta dulzura en sus ojos que no pudo resistir. Y se los comió de postre.
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Guillermo Samperio

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Guillermo-Samperio_0_589741127.html
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Eloi Yague Jarque

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Eloi-Yague-Jarque_0_585541602.html
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Dina Grijalva

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Dina-Grijalva_0_581342027.html
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Antonio Cruz

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Antonio-Cruz_0_577142410.html
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Fedosy Santaella

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Fedosy-Santaella_0_572942884.html
Read more »
0 com

Minificción de los Jueves: Javier Perucho

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Javier-Perucho_0_568743304.html
Read more »
0 com

Minificción de los Jueves: Orlando Romano

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Orlando-Romano_0_564543643.html
Read more »
0 com

Minificción de los Jueves: Juan José Arreola

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Juan-Jose-Arreola_0_560344056.html
Read more »
0 com

Minificción de los Jueves: David Roas

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-David-Roas_0_556744321.html
Read more »
0 com

Plesiosaurio nº7

Compartimos la última edición de la Revista Plesiosaurio "Primera revista de ficción breve peruana" Año VII, Nº 7, Vol. 1. Lima, diciembre de 2014.
http://www.mediafire.com/view/v6nqss2vq8adndw/Plesiosaurio_7_-_1.pdf
Read more »
0 com

Minificción de los jueves: Ildiko Nassr

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Ildiko-Nassr_0_551944882.html
Read more »
0 com

Minificción de los Jueves: Gabriel Jiménez Emán

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Minificcion-jueves-Gabriel-Jimenez-Eman_0_544745663.html
Read more »
0 com

Primer Concurso Nacional de Microficciones Teatrales Cipolletti 2015

La Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Cipolletti, Provincia de Río Negro, convoca a participar del:
“Primer Concurso Nacional de Microficciones Teatrales Cipolletti 2015”

Bases del Concurso

1.        Podrán participar todos los escritores que lo deseen, de cualquier nacionalidad, a partir de los 18 años de edad cumplidos, siempre que tengan residencia en la República Argentina.
2.        Las obras estarán escritas en español.
3.        Deberán ser obras de dramaturgia, en cualquiera de sus modalidades (diálogo, monólogo, soliloquio, etc.)
4.        La extensión de cada obra deberá ser de 350 palabras como máximo, incluyendo el título, las eventuales didascalias, notas, etc.
5.        La temática será libre.
6.        La participación será libre y gratuita.
7.        No se admitirán obras en co-autoría.
8.        Los trabajos serán originales e inéditos y no se hallarán concursando en ningún otro concurso, selección o certamen. No se admitirán textos que hayan sido publicados en papel o de forma electrónica en blogs, páginas web, redes sociales, etc.
9.        Cada autor podrá presentar hasta dos (2) obras. El autor que envíe más de dos obras será descalificado.
10.     Las obras se enviarán exclusivamente por correo electrónico, a la dirección concursocipolletti2015@gmail.com
10.1.     En el “Asunto” del correo figurará el Seudónimo del autor.
En el cuerpo del mensaje figurarán  exclusivamente el Título de la obra (o de las dos obras) y el Seudónimo del autor.
10.2.     Cada obra, con su título, texto y seudónimo del autor estarán en un archivo Word adjunto al correo, escrito en letra Arial tamaño 12, interlineado simple. El nombre de ese archivo Word será “nombre de la obra.doc”  (o bien nombre de la obra.docx). Si el autor presenta dos obras, se adjuntarán dos archivos. (Ejemplo: si una obra se llamase Luna Apurada, el archivo se llamará “LunaApurada.doc”)
10.3.     En otro archivo word figurarán  los datos de identificación del concursante: nombre, domicilio, DNI, teléfono de contacto, correo electrónico, una breve reseña biográfica (de no más de 5 renglones), y  la frase “Dejo constancia, a modo de declaración jurada, que la obra (nombre de la obra) es inédita y de mi exclusiva autoría”. Esta nota  estará firmada (con firma escaneada).
El nombre de ese archivo Word será “Datos-seudónimo.doc” o Datos-seudónimo.docx. (Ejemplo: si el seudónimo fuera Atila, ese archivo se llamará “Datos-Atila.doc”)
10.4.     Nota: Las obras de un mismo autor deberán estar firmadas con el mismo seudónimo.
11.     La recepción de las obras se hará desde el 01 de febrero de 2015 hasta el 31 de Marzo de 2015, O HASTA QUE SE COMPLETE EL CUPO definido como sigue: Se recibirán como máximo obras de 300 autores, quienes serán incorporados por su riguroso orden de envío. Las obras recibidas a partir del día siguiente a que se complete el cupo ya no serán tenidas en cuenta.
12.     El fallo del Jurado de Selección, que será inapelable, tendrá lugar en el transcurso del mes de mayo de 2015. Se hará público por medios de comunicación, Internet y por correo electrónico a la dirección proporcionada por cada uno de los participantes que hayan sido seleccionados.
13.     Los textos seleccionados serán publicados en una antología, que será presentada en la XII Feria del Libro de Cipolletti, durante el mes de Agosto de 2015.
14.     Cada participante seleccionado recibirá gratuitamente 4 (cuatro) ejemplares de dicha antología. La entrega será por autor/a, no por cantidad de obras seleccionadas.
15.     Una selección de los textos publicados (o todos si fuera posible) serán representados en oportunidad de la XII Feria del Libro de Cipolletti, durante el mes de Agosto de 2015 y eventualmente durante el X Festival de Teatro de Cipolletti, en el mes de Setiembre de 2015 o también otras oportunidades.
16.     Los autores/as mantendrán sus derechos de autoría sobre las obras, pero autorizan la publicación y las representaciones mencionadas en los puntos 13 y 15 de estas bases.
17.     Los participantes seleccionados serán contactados por la Coordinación del Proyecto con el fin de ajustar los detalles de Edición, pedido de documentación adicional, etc.
18.     Los textos recibidos y no seleccionados serán borrados del registro del Proyecto a los 30 días de hecho público el fallo del Jurado de Selección.
19.     La participación en el concurso indica la aceptación de las presentes bases en su totalidad. La interpretación de las mismas, o de cualquier aspecto no previsto en ellas, corresponderá exclusivamente al jurado.
20.     El Jurado estará integrado por los escritores: Luisa Valenzuela, Eduardo Rovner y Raúl Brasca; y la Coordinación del Concurso estará a cargo del escritor Eduardo Gotthelf.

21.     Para cualquier diferencia que tuviera que dirimirse por vía judicial las partes se someten a la jurisdicción ordinaria competente en razón de la materia, correspondiente a la Provincia de Río Negro, República Argentina, con renuncia expresa a cualquier otro fuero o jurisdicción que pudiera corresponderles. 
Read more »