Los sordos trilingües. Juan Carlos Chirinos

Juan Carlos Chirinos (Valera, 1967) Licenciado en Letras Universidad Católica Andrés Bello. Realizó estudios doctorales en la Universidad de Sa-lamanca. Actualmente vive en España. Ha publicado los libros de relatos: Leerse los gatos (1997), Homero haciendo zapping (2003), Los sordos trilingües (2011); las novelas: El niño malo cuenta hasta cien y se retira (2004), Nochebosque (2011) y las biografías: Alejandro Magno, el vivo anhelo de conocer (2004), Albert Einstein, cartas probables para Hann (2004), La reina de los cuatro nombres. Olimpia, madre de Alejandro Magno (2005), Miranda, el nómada sentimental (2006) Su obra ha sido traducida al árabe, francés e inglés y está recogida en varias antologías.  

LOS SORDOS TRILINGÜES Para Tomás Onaindía 
Tres compartían el viejo faro del pueblo. Nadie les hablaba; "esa gente no es amigable; huye de la sonrisa de los demás", explicaban. A veces parecía que habían muerto: tal era el silencio en el faro. Otras, creían que se estaban matando. No tanto por los gritos y tozude-ces cuanto por el ulular en que se convertían sus voces cuando arribaban a las calles de la plaza del gobernador. Ich verstehe niente nigdy, se escuchaba de noche, por ejemplo, y los muy religiosos se persignaban. Porque dicen que los sordos, para entenderse entre ellos, tienen que hablar la misma lengua.

«FACEBOOK IS A SOCIAL UTILITY THAT HELPS PEOPLE COMMUNICATE MORE EFFICIENTLY WITH THEIR FRIENDS, FAMILY AND COWORKERS» (microrrelato documental y crítico) 

--¿Qué es lo que más te gusta de Facebook? --preguntaron Mark y Chris, con su entu-siasmo de siempre.
--El racismo --contestó Hitler, actualizando su estado con una carita sonriente--. Por lo demás, todo bien.

FILL IN THE BLANK (microfábula en tres intentos) Primer intento.
Había una ____ ___ ___ ___ _______ lejano reino, ________ ________ ____________ Rosaura. _______ ____________ ____________ ____________ ________. _____________ _______ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ ________________ ________ ________ _ ____________________ _ _ _ _ _ ___________ _ _ ___________ _ ____ ______________ __________ _ _______________ perdices.
Segundo intento.
[ATENCIÓN: RELLENE CON LETRA CLARA Y LEGIBLE, PREFERIBLEMENTE DE MOLDE Y EN MAYÚSCULAS. NO ESCRIBA FUERA DE LA LÍNEA PUNTEADA, NI UTILICE PLUMAS O BOLÍGRAFOS QUE CHORREEN. EN CASO DE SALIRSE DE LA LÍNEA DEL RELATO, SOLICITE UN NUEVO IMPRESO Y COMIENCE DE NUEVO DESDE EL PRINCIPIO. NO SE SALTE NINGUNO DE LOS ÍTEMS NI HAGA TRAMPA. SÓLO SE PERMITE UN DRAGÓN POR VEZ. TODO IMPRESO HA DE POSEER FINAL FELIZ.] Tercer intento.
[USTED PROPONGA. NOSOTROS DISPONDREMOS].


IMITA A LOS GRANDES, LE DIJERON Fuma para poder escribir unas memorias como Zeno, dentro de muchos años, cuando sea mayor y más deprimente; para tener algo que contar en esas edades; bebe como Arturo Bandini con la esperanza de que en cualquier momento, en cualquier biblioteca del mundo, un Bukowski lo descubra, alucinado; reza para sentarse en la estación de invierno del puer-to más lejano de Crimea y morir como Tolstoi, decrépito y célebre. Y todo lo que ha conse-guido es una rara enfermedad de los pulmones que ha inspirado la oscura ponencia de un médico en un congreso al que nadie quiere ir. «Quizá si escribiera algo», piensa mientras dispone la oreja derecha para cortársela con una tijera.

HAMLET PARA MÓVILES Para Ernesto Pérez Zúñiga  

[sms001] «¡El príncipe está loco!», declaran en la corte bufones que algún día serán ajusti-ciados: «la causa es que su tío ahora es el consorte de su madre ¡Y dicen que están enamo-rados!» [sms002] Me estoy metiendo un dedo.
Hoy no puedo sentir nada, debe ser la botella de vodka de anoche, la hojilla que se hundió en mi yema esta madrugada o la antigua picana del general. Tú sabes cómo es. El general.
[sms003] «La noche silenciosa cual trampa misteriosa, alitera la sombra del padre asesina-do; el joven temeroso se acerca hasta la sombra y allí le es revelado el secreto.» [sms004] El otro día me levanté una teta hasta los ojos. No sabía que pudiera hacer tales malabarismos. Quién lo diría. Resulta que, si aprieto con firmeza, del pezón sale un líquido cristalino y viscoso. Y no es leche, te lo puedo asegurar.
¿Supuro? El líquido rojo que se desliza por mis piernas es grumoso, como si el cerebro se escapara derretido por alguna forma extraterrestre de calor. No es agua y mucho menos leche. ¡No me gusta ser líquida por todos lados! [sms005] «Consternado, regresa hasta su madre y le advierte cauteloso que en medio de una fiesta y gran algarabía, su sangre envenenada se mezclará con otra.» [sms006] Para qué voy a mentir. Esta mañana me dieron otra paliza. Pero, como recompen-sa, luego pude comerme un helado de los que tanto me gustan. No debo portarme mal. No saco nada con ello.
[sms007] «La madre, sin embargo, se entrega meretriz con gran altanería a quien junto con ella tendrá final famoso.» [sms008] Cuando salgo por la fruta, siento que el camino hacia la tienda es justo la canti-dad de libertad que necesito. Mi casa, mi sagrada casa.
[saldo insuficiente]  


CRÍTICA LITERARIA Murmuró. Encendió un cigarrillo.
Y siguió dándole patadas al cadáver exquisito de Goytisolo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada