Cuatro de María Fabiana Calderari



LA TORTUGA
Tropiezo. Mis pasos se vuelven torpes.
Hablo demasiado o enmudezco. Mis palabras se desordenan.
Mi respiración se agita y se detiene en un suspiro lento y prolongado.
Mientras todo alrededor se adormece se agigantan mis sentidos.
Toda sonrojada y temblorosa escondo la mirada, mi cabeza. Me guardo entera.
Cada vez que te veo. Envuelta en este caparazón juicioso, desbordante de costumbres buenas y ataviadas.
Cada vez que te veo.

EL DESCANSO
La ciudad permanecía abandonada al calor agobiante de la siesta. Apenas una ligera sombra bastó para que se detuviera y abrazara la fresca ilusión de la fronda.
Tendido a sus anchas comenzó a refregarse la greña abultada.
No resisto estos sobresaltos. Este perro callejero desconoce que ya soy una pulga avejentada.

IMAGINACION
He extraviado mi imaginación.
Hay huellas convexas y enormes por todos lados, que conducen hacia la ventana del ático.
Temo que Dactilus, el dragón que habita fuera de la casa, haya aprovechado mi descuido.

DISFRACES
La noche del viernes empapada de bullicio, olía a talco y sudor penetrante.
Todos desquiciados bailaban al compás de las comparsas revueltas en el charol de sus vestiduras.
Una mujer esculpida de barro perfecto, jadeante, tropezó cayendo contra mi cuerpo inmóvil.
Ella, endiablada y sugerente. Yo, regurgitando pecados y ensombreciendo virtudes.
Todos guarnecidos de mentiras, en la noche del carnaval, siendo otros por ahí

3 comentarios:

Alejandro Ramírez | 21 de abril de 2009, 20:48

Hermosos. El Descanso es magnífico.

http://cuentominicuento.blogspot.com/

Alejandro Ramírez | 21 de abril de 2009, 20:48

Magníficos cuentos. El Descanso me encantó.

http://cuentominicuento.blogspot.com/

la luz tenue | 30 de abril de 2009, 23:50

Muy buenos. También a mí el que más me gusta es El descanso.

Publicar un comentario