Trío de José Raventós


SOMNÍFERO LITERARIO
No hay forma. Ni Valium, ni Librium ni Stilnox, tus ojos me siguen mirando como si fuera un mediodía de otoño. Lo he probado todo, Matisse te tiñe de verde la mejilla. Budapest, una chiquilla que nos mira desde lejos. ¿ el sexo?, un juego evolutivo, dicen…
Al final, recurro a lo de siempre, la guía telefónica. La lectura de sus números apaga tus párpados. Mañana será otro día para gloria del señor.

EFICIENCIA EDITORIAL (MATRIMONIAL)
Mi esposa me corrige el libro que aún no he imaginado. En un futuro lo llamarán corrección imaginativa. Ahora yo me limito a poner mi nombre al final de estas letras en times-román 8, esperando que no sea demasiado evidente

REDUNDANCIAS
Hoy me he levantado con algunos miembros innecesarios, dos manos son una redundancia, solo necesito una, un papel y una pluma. Mis piernas están cansadas de tanto sol, arena y piedras, ya sólo viajo con la imaginación.
Al mirarme al espejo esta mañana he visto unos ojos con progresivas capas de vidrio que se han ido incrementando con los años. Es tiempo de simplificar.
Un movimiento rápido y las gotas de sangre se acumulan en mis mejillas. Ahora me siento más ligero, estoy completo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada