Ficción Mínima en papel: Cuentos de Antonio Cruz

Fin de semana
Sábado 29 de Junio de 2013
 |  14
TalCual


Fin de semana

LITERALES

Cuentos



ANTONIO CRUZ


Cinturón de castidad
NOCHE DE BRUJAS Cegado por el pánico, desenfundó el arma y disparó repetidas veces sobre el monstruo. Nadie le había dicho que esa noche era hallowen.

COMO ME CONSIDERO UN BUEN SICÓLOGO, DECIDÍ SOCORRERLO En cuanto lo vi en el puente con la mirada perdida y el rostro confuso supe que necesitaba ayuda. Como me considero un buen psicólogo, decidí socorrerlo.

Me acerqué, le ofrecí un cigarrillo y nos quedamos conversando largas horas apoyados en la baranda.

Ya casi amanecía cuando apreté el gatillo. Aguanté el cuerpo con el hombro y disparé por segunda vez a su cabeza. Luego, con un empujón, lo tiré al río.

Me alejé con paso sereno y la satisfacción del deber cumplido. No hay nada que me ponga más contento que ayudar a los suicidas indecisos.

AVISO Liquido soledad de cien años. Por informes, dirigirse a Macondo. Preguntar por Aureliano Márquez o Gabriel Buendía.

MINOTAURO Como quería descubrirse se metió en la maraña de su alma. Todavía vaga por los meandros de su mente sin poder salir del laberinto porque olvidó llevar un hilo que le marcara el camino de regreso.

CINTURÓN DE CASTIDAD Cuando partió a las cruzadas, Sir Arthur entregó al abad la llave del cinturón de castidad de Lady Laura.

Su sorpresa fue mayúscula cuando, a pocas horas de dejar atrás su castillo, el abad, a galope furioso, alcanzó la columna de Sir Arthur para reclamarle que había dejado la llave equivocada.

SUEÑO Despierta empapado en transpiración y con el corazón desbocado. Acaba de tener un sueño espantoso. Soñó que la muerte llamaba a su puerta. Todavía aterrado y temblando camina hacia la cocina, abre la heladera y se sirve un vaso de agua. Agradece el haber despertado.

En ese momento alguien llama a su puerta.

HUELGA La huelga de peones apenas fue el preludio. La rebelión de los caballos y la furia de los alfiles completaron la escena. Al final, el ajedrez, convertido en populismo, terminó derrotado por los juegos de rol.

III Cuando despertó, Circe descubrió que compartía su cama con un cerdo.

IX Amor mío: Si al despertarte ves un dinosaurio no te asustes. Es parte del juego.

DE CÓMO LA BUROCRACIA EN EL PARAÍSO DETERMINÓ LA EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA Asustado, rogó a Dios que la expulsara.

Por el Sabatt, Yavé pospuso el pedido. Al día siguiente era tarde. Adán ya había probado la manzana.

CAPERUCITA Cuando el lobo salió de su escondite, Caperucita Roja lo inmovilizó con el aerosol que guardaba en su cartera, lo arrastró hasta el fondo del callejón, vació sus bolsillos y terminó su faena. Luego se marchó en busca de otros lobos.

ESPEJO Cuando el ama de llaves vio al ciego ante el espejo no aguantó la curiosidad y preguntó el motivo. "Los mundos especulares están comunicados" dijo el hombre "Este espejo refleja mi alma; yo, simplemente la contemplo para imaginar historias que luego dictaré a mi secretaria" y dejando a la mujer atónita caminó en dirección al estudio.

Antonio Cruz (Santiago del Estero, Argentina, 1951) es médico, narrador y poeta. Autor de seis poemarios, en minificción ha publicado: Tío Elías y otros cuentos (2004), Escritos diminutos (2008), Cua- derno de microrrelatos (2010), Cuaderno de microrrelatos II (2011) y la antología El microrrelato en Santiago del Estero (2011).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada